Ecología: Buscar medidas que se deben tomar dentro del el hábitat de los caprinos es importante para la empresa el saber que se encontraran bien los animales conviviendo en un  medio ambiente bueno, y conocer  la dieta que lleva diario, los tipo de pasto  o arbustos que ingieren el ecosistema en el que habían.

Conocer más que nada por la zona árida, es lo preocupante la región en la que se encuentran, puede ser preocupante por los escases de comida o agua el modo de sobrevivencia de los animales en determinada estaciones del año.

     El consumo de alimentos está  fuertemente relacionado el peso vivo; por lo tanto en los trópicos, la cabra es un convertidor de comparativamente eficaz de alimentos  en leche y carne. En las regiones donde los alimentos no son abundantes  y donde los animales deben defenderse por sí  solos, la cabra puede vivir y lactar sin problemas en los lugares donde los alimentos son  adecuados para otros tipos de ganado agrícola.

      Por otra parte, se ha demostrado que, la cabra puede ser muy útil en ciertas regiones tropicales, debido a sus hábitos  alimentarios, puesto que puede  impedir o restringir la intrusión de arbustos a los pastizales. Ese es n cambio ecológico no deseado, común en muchas  zonas tropicales.

     Después de que el ganado bovino u ovino han sacado la cubierta del suelo  mediante el pastoreo excesivo, la vegetación prácticamente  no puede mantener mas vacunos, pero si puede satisfacer los hábitos  alimentarios del ganado caprino. El resultado de estos es que la cabra se encuentra  en regiones donde los pastizales fueron  destruidos antes de  su introducción, ya que están en proceso de erosión debido a la falta de cubierta del suelo.

 

COMERCIO: Desarrollarnos en  esta parte de la economía es muy importante para estar  auto sustentados como empresa  con datos que  respalden dichas situaciones en determinada región y en el país.

Sabemos que México es un país en vías de desarrollo y  por este motivo la pobreza afecta  mucho al caprino cultor que se dedican a criar ganado no se desarrollan en este ámbito por la falta de información, apoyos gubernamentales y por recurso económicos.

 

       La producción en nuestro país  ha sido una actividad tradicional, muy dirigida a si desarrollo cultural. Con casi 9 millones de cabezas (INEGI, 1997), la población caprina de México es la segunda de América y la doceava del mundo.

       Aunque las cabras contribuyen modestamente a la producción nacional de leche y carne (10-150 millones de litros y 36000 toneladas de cada año. 2% y el 1% respectivamente), son  importantes  desde  el punto de vista social, ya que representan  un medio de ingreso y fuentes de alimentos para numerosas  familias campesinas, principalmente en las zonas  áridas y seme áridas del norte de nuestro país y en la sierra madre del sur entre Puebla, Oaxaca y Guerrero.

        La cría y producción de cabras es todavía hoy una actividad principalmente de tipo  familiar. Se estima que más de 320,000 familias participan en esta actividad, trabajo que contribuye a arraigarlos en el medio rural, evitando que emigren a zonas urbanas o incluso  salgan de nuestro país.

      La mayoría de las unidades productivas se conforman de pequeños rebaños manejados directamente por un pastor, el cual realiza todas las actividades de manejo  con ayuda de la familia. En términos generales, estas unidades son escasas en infraestructura  y sus niveles de productividad son muy bajos.

      Como consecuencia de esa aptitud competitiva en condiciones precarias, se ha asociando a la ganadería caprina con la pobreza, aunque exista suficientes ejemplos de la falacia de esa idea. Hay experiencias en la comarca lagunera y el bajío en donde la ganadería  caprina tradicional se ido transformando en una importante actividad bien integrada con buenos indicadores productivo y económico.